miércoles, 20 de febrero de 2008

Eclipse Lunar y las patoaventuras de dos cazaeclipses


A pesar de las nubes mañaneras, las primeras horas de la tarde presentaba un cielo relativamente aceptable para la observación del eclipse. Luego de un día de reuniones de trabajo, quedamos con David Portillo, buen amigo y colega de la Asociación de Astronomía, que intentaríamos algunas fotografías desde San Salvador.
Cuando la noche llegó, el cielo presentaba algunas estrellas y un par de molestas nubes se diseminaban sobre "el valle de las hamacas", ocultando el volcán de San Salvador y las lejanas montañas de Chalatenango. Pero cuando la luna comenzó a ser cubierta por la sombra terrestre, las desgraciadas nubes aparecieron nuevamente, cubriendo todo el cielo, quizás dejando unos espacios donde en teoría podríamos ver la luna, pero Selene nunca aparecía, apenas iluminaba las nubes. El eclipse total se acercaba, 8:45...8:50, una llamada a Rodrigo Chamorro que estaba en el observatorio San Juan Talpa nos dijo que el cielo estaba de buenas sobre ellos, así que luego de una decisión apresurada creímos que lo mejor era correr al observatorio. Tomamos mi carro y a buena velocidad salimos de San Salvador, pero justo en los primeros kilómetros de la carretera hacia el aeropuerto el cielo estaba despejadísimo -al menos en la direccion de la luna- y la luna estaba justamente a un paso de alcanzar la totalidad. Entramos al parqueo de los empleados de TACA ("la base") y al fondo del estacionamiento colocamos el trípode y la cámara canon PowerShot A640, pero notamos que al trípode le hacia falta un aditamento donde se fija la cámara, quizás había quedado en San Salvador. Así que tomamos junto a David un par de fotos, la técnica consitía en colocar la cámara sobre el trípode y tomar la foto casi sin moverme. Imágenes despues nos dimos cuenta que el famoso aditamento estaba en mi carro, se había solado durante el corto viaje, así que colocamos correctamente la cámara, solo para notar que la batería se estaba agotando. La cambiamos y aparecieron las nubes. Según llamadas al observatorio, las nubes también habían llegado, acordamos entonces correr el riesgo y salir del estacionamiento de TACA, manejando hasta el observatorio, con algunas paradas para ver alguna posible ventana en el cielo. Llegamos sin éxito al famoso pueblo Olocuilta, durante toda la carrera para cazar al eclipse, mi amiga Georgina Hernández y unos amigos alemanes trataban de observar el eclipse desde San Salvador, según mi llamada les aconsejé que manejaran hacia el sur, hacía el aeropuerto, en donde parecía prometedor.... con David llevabamos unos 15 minutos de ventaja, al llegar a Olocuilta las nubes estaban peor, y una llamada a Rodrigo Chamorro nos dijo que el observatorio había quedado inutilizado por las nubes, así que dimos vuelta en un retorno en la carretera y regresamos a San Salvador, luego de correr por 15 kilómetros, recibimos una llamada de Georgina, que durante el trayecto encontró un lugar donde se hacían algunos agujeros entre las nubes y permitían ver el eclipse, para llegar ahí había que dar vuelta en otro retorno y regresar en retroceso un par de metros, y fue justo lo que hicimos, dar vuelta al retorno y retroceder hasta llegar al carro de Georgina, por suerte la carretera estaba desierta y cuando nos estacionamos, Ahí estaba la luna, recién salida de la umbra, cuando nos apresurábamos a colocar el trípode, llegaron dos vehiculos de la policía. Al acercase a nostoros encendieron las luces y uno de los policías -que iba en la parte trasera de un camioncito- nos preguntó nervioso (y con un arma en la mano, lista para ser descargada) si habíamos visto un carro rojo escapando a toda velocidad, David y yo nos pasó por la mente que quizás se trataba de nosotros, pero entre todo el grupo le dijimos que no habíamos visto nada, que estábamos viendo el eclipse, -ademas, tomamos en cuenta que originalmente ibamos en otra dirección y mi carro no es para nada rojo. A punto de decirle que si querían observar y los policías salieron a toda velocidad continuando su persecución.
Ahí junto a la carretera frente a un rancho turístico "el rancho de mi abuelo" vimos un poco más del eclipse y luego todo se llenó de nubes, asi que junto con Georgina y sus amigos regresamos a San Salvador.
Resumen: un viaje de 25 kilómetros a una buena velocidad, observando el eclipse por partes, riendonos de la ansiedad y los nervios para conseguir un par de fotos prometedoras.
Moraleja: Pensarla dos veces quedarme en San Salvador durante un eclipse total de luna.
Aqui pueden ver un par de imagenes del eclipse total de luna, durante la totalidad (arriba) y una panorámica (lateral)en donde verán dos astros junto a la luna roja, Saturno y la estrella alfa del Leo, Regulus!.
En la siguiente dirección hay algunas posteadas.
http://picasaweb.google.co.uk/jorcolor/EclipseLunarTotal

1 comentario:

Chamba dijo...

El Eclipse fué visible tambieén en España, aqui en Palma me levante a eso de las 4:00AM y el eclipse era total, el cielo milagrosamente estaba despejado luego de una jornada de borrascas y lluvias desde el pasado domingo. Hacian como 8 grados y no tuve mas compañia que unos largavistas TASCO World Class 10x25 que uso para cosas de mi trabajo, y que fueron suficientes para apreciar el evento.

Hasta luego Lucas...