martes, 20 de mayo de 2008

200 testimonios de ovnis y ninguna prueba

La semana pasada los medios de comunicación mundial hicieron pública la liberación por parte del gobierno británico de una serie de documentos conteniendo cientos de testimonios de personas que en entre los años setentas y ochentas observaron extraños e inexplicables objetos en el cielo.
La liberación de estos testimonios se da bajo la política de la Ley de Libertad de Información y se han colocado a la disposición de cualquier persona en la página web de los archivos nacionales del gobierno británico.
Los archivos en mención esencialmente no contienen ninguna prueba absoluta de supuestos visitantes extraterrestres, tan solo refiere a una colección testimonios de personas que observaron algo en el cielo de lo cual no tienen explicación. La mayoría de estas observaciones con seguridad han sido avistamientos de objetos celestes (estrellas, meteoritos, planetas en conjunción), insólitos eventos de la naturaleza (nubes iridiscentes, rayos, auroras, formaciones de pájaros), objetos de origen humano (Aviones, helicópteros, globos climáticos, satélites) y fantásticas mentiras.
Muchos avistamientos sólo indican que alguien observó una o dos luces de colores en el cielo, algunas de ellas muy brillantes y no reportan ningún sonido estridente.
Otros testimonios son más vistosos, personas que indican haber observado verdaderos platillos voladores, tal cual lo presentan las películas de Hollywood. Según la reconocida cadena británica BBC muchos de estos avistamientos fantásticos “se duplicaron luego de que se estrenara en 1977 la película Encuentros Cercanos del Tercer Tipo, del director Steven Spielberg”.


Ninguna prueba
Desconocer o no tener respuesta de algo que se observó en el cielo no indica que una persona haya sido testigo de un avistamiento extraterrestre, recordemos que la palabra OVNI es Objeto Volador No Identificado; es decir, un objeto para el cual no tenemos una explicación inmediata. Partir de ahí e indicar que se trata de un avistamiento de seres extraterrestre es extraordinariamente aventurero.
En estos casos las afirmaciones extraordinarias requerirán pruebas extraordinarias, y es ahí donde fallan las personas que reportan observaciones sorprendentes, incluso si estas personas que dicen ver estos avistamientos fantásticos son personalidades honorables o poseen un currículum respetable. En ciencia no vale la licencia de piloto comercial o el testimonio de un controlador aéreo para demostrar la existencia de un fenómeno extraordinario, se necesita mucho más que un colorido testimonio.

Antropología y comercio
Las sociedades siempre se han visto rodeadas de seres mágicos, misteriosos y fantásticos, en nuestra historia existen cuentos y leyendas de ángeles, demonios que provienen ya sea de Xibalbá, del cielo cristiano, o del monte Olimpo.
El hecho de que nuestra sociedad se encuentre tecnológicamente avanzada, que contenga curiosos “gadgets” electrónicos, no implica que nuestras cabezas funcionen con la misma lógica científica con las cuales la ciencia y la tecnología han creado estos artefactos. La gran mayoría de la humanidad no piensa así, el pensamiento mágico y el mito es pan de cada día, las supersticiones y el folclorismo es parte implícita de nuestra humanidad, el pensamiento racional tan solo es el paradigma de nuestra educación y ciencia moderna.
Por ello no es extraño que en nuestras sociedades pululen testimonios de avistamientos extraterrestres, de naves espaciales y de seres de otros mundos que hacen contactos extremadamente discretos.
El verdadero problema social es la serie de gurús o investigadores de poca monta que hacen lucro de estos supuestos avistamientos y que han creado una industria que deja millones de dólares en ganancias basados en falsedades, mentiras y malas observaciones. Con seguridad estos testimonios que fueron recolectados por el gobierno británico durante la guerra fría les caerán como agua de mayo.
Es ahí donde las siglas OVNI cambian de significado y se transforman de Objetos Voladores No Identificados a Objetos Voladores Neciamente Imaginados.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Por qué los científicos y/o cientificistas, no se ocupan de hablar de lo que saben y no de especular con lo que ignoran? Charlatanes hay en todos los ámbitos, o acaso al ambiente científico lo caracteriza la santidad?

Reniegan de que no hay pruebas. ¿Por qué no se ocupan Uds.de evaluar correctamente las pruebas que suelen sostener sus hipótesis equivocadas, que de éstas la historia de la ciencia está colmada?

el antropologo inocente dijo...

Anonimo:
Bueno en ciencia uno habla de lo que sabe y tambien hay chance de especular, es un buen ejercicio intelectual... supongo que se hace por que hay libertad de expresión.

Hipótesis?, que te puedo decir?.. generalmente una hipótesis esta equivocada, no tiene por que estar en lo correcto...una hipótesis es un presupuesto que sin haber sido demostrado todavía como verdadero, se acepta -hasta cierto punto- para explicar los hechos observados.
Hasta que pasa por un riguroso examen, a veces práctico, a veces teórico, se puede transformar en una teoría.
Tu preocupación que los científicos no evaluamos correctamente nuestras hipótesis es fútil, todo el tiempo se pasan derribando hipótesis equivocadas.
No creo que existan santos en ningún lado, pero si creo que hay muy buenos mentirosos ladrones que engañan a la gente tirando globos al cielo para despues venderlos como "verdaderos contactos extraterrestes".

Anónimo dijo...

hola ps soy d republica dominicana hoy 14-12-2009 estabas con unos amigos de caza eran las 7:00pm esperabamos unos amigos estaba oscuro y un compañero y yo miramos el cielo era algo que tenia varios colores y luego desaparecio solo tubimos oportunidad de verlos como 10 segundos, estaba muy lejos serca de una montaña.

el antropologo inocente dijo...

Por lo que decís y por la fecha, seguro que lo que viste fue una gemínida.
Un meteorito de la lluvia anual meteorica que estuvo bastante numerosa este año, en El Salvador contamos alrededor de 400 entre 8pm a 12 de la noche.